miércoles, 19 de enero de 2011

Las fases de elaboración de un reportaje

La elaboración de un reportaje considera 4 fases:
-Preparación
-Realización
-Examen de datos
-Redacción

PREPARACIÓN DEL REPORTAJE
Básicamente esta fase se refiere a la definición del tema, a la planeación y la elección de quiénes serán las fuentes de información que se consultarán para seguir luego con la realización.   

Empecemos por la elección del tema
Las ideas para realizar un reportaje suelen provenir de:
-Lectura de periódicos: Las noticias en los diarios, o bien el estar atento a lo que dicen los noticiarios en la televisión y en la radio, y por supuesto, el seguimiento de los medios que publican en internet, es una fuente muy amplia de ideas para elegir un tema para reportaje. Recordemos que un hecho noticioso es potencialmente un reportaje si detectamos las posibilidades de hacer una investigación amplia.
-Lectura de libros: Algunos temas que leemos en libros, las situaciones que conocemos a través de ellos, e incluso el enterarnos de algún suceso histórico, puede darnos la pauta para iniciar un buen reportaje.
 -De conversaciones informales: Parece que es cosa menor, pero en las pláticas o conversaciones que tenemos con personas en la calle, en el mercado, en el camión, o cualquier lugar, puede darnos “tips” o ideas para empezar una investigación periodística.
-De la observación directa: El reportero o periodista nunca está sólo mirando cuando camina, cuando anda en el auto, o cuando se encuentra en un sitio donde hay mucha gente, sino que además observa. Observar es mirar con atención todo lo que ocurre a nuestro alrededor y buscar entenderlo o descifrarlo, incluso llegar al punto de relacionar entre sí uno o más sucesos.
-De observar el calendario: Las fechas de coyuntura, es decir, cuando se cumple aniversario de un acontecimiento histórico, o bien cuando se conmemora un suceso que ha marcado el rumbo de una comunidad. También las fechas que son de celebración por algún aspecto social, económico o político que tiene alguna relevancia en determinada comunidad o grupo social, son factibles de dar pie a llevar a cabo un reportaje.
En esta etapa hay 5 aspectos cruciales que se deben considerar al momento de elegir un tema de reportaje:
1) Que al reportero le interesa de manera personal y profesional
2) Que sea relevante para un público amplio
3) Que sea un tema actual y noticioso y que genere una reacción o reacciones
4) Que las fuentes sean accesibles
5) Que sea un tema factible de tener un seguimiento

Una vez que se ha elegido el tema, hay que ubicar al reportaje que se planea hacer dentro de una de las siguientes clases:
-R. Demostrativo
-R. Descriptivo
-R. Narrativo
-R. Instructivo
-R. de Entretenimiento

El siguiente paso es plantear el reportaje (visualizar qué es lo que deseo investigar y hasta dónde quiero llegar):

Esto significa que se ordenan los puntos a investigar y para facilitar este proceso se puede partir de dos preguntas fundamentales: ¿Qué voy a investigar? ¿Qué pretendo conseguir?
Además, es importante elaborar un temario básico, lo que significa que se debe desglosar el tema del reportaje en los puntos en que le interesa enfocarse.
Para resolver los diferentes puntos del temario básico, se deben tomar en cuenta tres aspectos muy importantes del reporteo de la información:

PERSONAS: Se debe hacer una relación de las personas a las que tenga que entrevistar o consultar para obtener información. Las entrevistas pueden ser para obtener información; entrevistas de opinión o de semblanza. Habrá otras entrevistas que se realicen para obtener asesoría u orientación y de ellas sólo se utilizarán los datos, sin citar a la persona entrevistada.

LUGARES: Hay sitios a los que el reportero debe acudir para hacer una observación directa o para hacer entrevistas y recabar información. Si se realiza un reportaje descriptivo, es fundamental que se tengan que visitar lugares ya que el reportero deberá detallar lo que observó y en ocasiones esa descripción es parte central del reportaje.


DOCUMENTOS: Se deberán consultar periódicos, revistas, libros o documentos para tener  información adicional sobre el tema del reportaje. Además, seguramente, será necesario consultar informes o estadísticas oficiales que ayuden a dimensionar el tema del reportaje.

Una vez que se ha completado el temario básico, y se han definido las fuentes de información, es importante llevar a cabo una programación del reportaje.
Esta programación es útil porque permite al reportero calendarizar las entrevistas y visitas que tenga que hacer en función del tiempo que disponga para realizar su investigación.

Esta planeación se conoce como cronograma y consiste en definir las actividades a realizar, el día y la hora, con el objetivo de tener un orden y además para ahorrar tiempo y esfuerzo.





REALIZACIÓN DEL REPORTAJE
Cada reportaje amerita una investigación especial, sobre todo si se consideran distintos temas, finalidades y públicos al que está dirigido.
El propósito central del reportero debe ser satisfacer ampliamente los requerimientos de cada asunto, y para ello debe entrevistar a las personas más autorizadas, asistir a los lugares precisos y consultar los documentos más importantes.
Hay tres situaciones que el periodista debe evitar y rechazar al momento de realizar un reportaje: conformarse con lo elemental, darse por satisfecho con una información “a medias” y trabajar para “salir del paso”.
El reportero debe interesarse personalmente en el asunto e investigarlo con el ánimo de penetrar lo más al fondo que se pueda. Si el reportero no es el primero en interesarse en el tema, es muy difícil que logre interesar a sus lectores.
Puede ocurrir que durante la realización de un reportaje planeado para cuatro o cinco cuartillas resulte que hay tanta información que al final el reportaje pueda ser de una extensión mucho mayor (el doble o triple).
En estos casos, si se tiene un espacio preestablecido, el periodista debe ceñirse a la extensión que se había previsto y hacer un esfuerzo de síntesis creativa, sin que demerite la calidad del trabajo periodístico. No hay que olvidar que los mejores textos son los que dicen lo más con el menor número de palabras.
Durante la realización del reportaje el reportero debe preguntarse continuamente: ¿Qué pretendo conseguir con este reportaje? ¿Para quién lo voy a escribir?
Además deben ejercitarse las tres actividades básicas de todo trabajo periodístico:
--Precisión en el registro de cifras, datos y declaraciones de un entrevistado.
--Comprensión de cada uno de los puntos abordados. El reportero no debe escribir nada antes de comprenderlo cabalmente.
--Penetración para poder sacar conclusiones, para prever las consecuencias que el reportaje pueda llegar a tener.


EXAMEN DE DATOS DEL REPORTAJE
Por su importancia y complejidad, el reportaje es el género periodístico en el que más cuidado debe ponerse al examen de los datos.
Antes de redactar un reportaje deben considerarse las siguientes actividades:
ORDENAR LOS ELEMENTOS CONSTITUTIVOS Esto significa que separemos la información de acuerdo a su tipo: entrevistas; estadísticas;  testimoniales;  fotografías y gráficas; observaciones propias; e incluso las informaciones “off-record” (informaciones extraoficiales o “fuera de libreta”).

CLASIFICAR LOS ELEMENTOS DE MANERA TEMÁTICA Es ubicar los diferentes temas o subtemas que encontremos en la información reporteada. Puede hacerse por fuente informativa, por clase de información o por lo subtemas que asignamos desde la preparación del reportaje.

CAPITULAR LOS ELEMENTOS AGRUPADOS EN SUBTEMAS Es titular o dar un nombre a cada uno de los subtemas en que se vaya a dividir el reportaje.

ANALIZAR LOS ELEMENTOS CON DETENIMIENTO Y COMPRENDERLOS Es revisar la información, analizar cuáles son los aspectos más importantes y destacados del reportaje. Aquí se valora también cuáles son los elementos noticiosos del reportaje ya que esto determinará cómo se iniciará la redacción.









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada